November 12, 2019

October 22, 2019

September 27, 2019

September 20, 2019

Please reload

Recent Posts

Carmen de VIAJE: Praga

June 18, 2018

Nuestro tercer destino fue Praga, llegamos con algunos inconvenientes, ya que nuestro tren de la DB con origen de Berlin y supuesto destino a Praga, paró en Dresde (Alemania, exacto mitad de camino), sin darnos soluciones de cómo seguir nuestro viaje.  No es la primera vez que cambian Dresde por Praga, una vez instalados en Praga, nos contaron, que fue bombardeada una vez por el ejercito americano, confundiéndola con Dresde, quizás al chofer del tren le pasó lo mismo y nos dejó allí, pensando que habíamos llegado 😒. 

 

Luego de solucionar nuestro inconveniente, llegamos a Praga, la ciudad más bonita de Europa según muchos amigos y conocidos que la habian visitado. 

 

 

Primer cambio, con los destinos anteriores que veníamos visitando es LA MONEDA. Si bien República Checa esta dentro de la Unión Europea, no se suman a su moneda, y es necesario para tu estadía en esta ciudad, hacerte con unas CORONAS CHECAS. 

 

Consejo, no cambien plata en la estación de trenes, y miren bien los carteles de cada casa de cambio, la mayoría te cobra una comisión mientras que en el centro de la ciudad hay 0% de comisión. 

 

Otro de los cambios bastante estresantes cuando llegas a esta ciudad es el IDIOMA. SE trata de un idioma rarísimo, que no tienen nada que ver con el español, ni el inglés, como así el alemán, es decir, no tiene raíces ni latinas ni anglosajonas, sino es un dialecto proveniente del eslavo. Por lo tanto, no desesperes. 

Aquí les dejo un pequeño diccionario de turista:

 

AJOY - hola

PIVO - cerveza

DIKI - GRACIAS

ANO -  SÍ

NE - NO

NAZ DRAVI - Para brindar

 

 

 

Luego nos dirijimos a nuestro alojamiento. En esta ocasión. En vez de parar en hostels, decidimos alquilar un Airbnb para nosotros. Los precios de los alojamientos son bastante mas económicos que los destinos anteriores (Amsterdam, Berlín) y en Rep Checa, con el mismo presupuesto que las dos primeras ciudades, donde habíamos alquilado camas en habitaciones compartidas, alquilamos una casa para nosotros solos. 

 

 

 

Si bien la ciudad tiene distritos, la mejor manera de ubicarte en la misma es por sus zonas (Praga 1 abarca a la parte vieja de la ciudad, y parte de algunos barrios más modernos, pero básicamente casi todo lo turístico que ofrece la ciudad, Praga 2 rodea esta primer zona y abarca todo lo que se fue construyendo alrededor de la misma, Praga 3 lo mismo, y así sucesivamente).

Nuestro alojamiento estaba en Praga 3, y si bien, como dijimos todo lo interesante está en Praga 1, llegar hasta allí es bastante accesible por medio de subtes, tranvías o buses. Obviamente, primero habrá que asegurarse de estar cerca de alguna de las paradas y tendrás que adaptarte a sus recorridos y medios de pagos, si bien son muy sencillos.

 

 

La zona de Praga 1 es muy chica, y a menos que estés parando alejado como nosotros, no vas a necesitar casi nada el transporte público. Excluyendo el Castillo que queda en la cima de un monte y lo ideal es llegar en colectivo, todo lo demás se puede recorrer a pie. 

Esta zona de la ciudad es la más antigua de la ciudad, donde obviamente se establecieron los primeros asentamientos, y como inicialmente simplemente fue creciendo como un paraje comercial en un punto estratégico de la región, la parte antigua de la ciudad nunca tuvo un planeamiento urbano, por lo que las calles son muy irregulares y con muchas curvas y contracurvas. 

 

 

Como nuestra llegada a la ciudad fue por la tarde, el único tour que pudimos sacar ese día fue el de la Cerveza, el cual es nocturno, así que con algo de tiempo hasta el comienzo del mismo, decidimos caminar por la ciudad. 

Caminamos en dirección a la parte vieja de la ciudad tanto por Praga 3 como por Praga 2, y si bien es pintoresca no hay mucho por apreciar en estas zonas. Muchos edificios de la época comunista y un ritmo de vida típico de ciudad, muchos autos, tráfico y gente yendo y viniendo a sus trabajos. 

Adentrándonos cada vez más en Praga qué vas al baño 1 fue cuando pudimos empezar a ver la belleza de esta ciudad, con sus edificios más antiguos con más historia y belleza, comerciantes de varias nacionalidades por doquier, y comercios ofreciéndonos a los turistas lo mejor de su cultura, las comidas y sus cervezas. 

 

Por allí arrancamos, Tour de la Cerveza en la capital mundial de consumo de cerveza en el mundo.

Sabían que República Checa es el país con el mayor consumo promedio de Cerveza? Incluso en algún momento cuando no confiaban en la pureza de sus aguas, preferían tomar cerveza. 

El promedio por persona diario de consumo es de medio litro, es decir que si sacamos a los menores de edad, mujeres embarazadas y gente que no toma, el promedio crece por lo que hay algunos que se toman varios litros por día. 

 

Nuestro tour de Cerveza incluyó la visita a varios bares de cerveza artesanal clásica checa, en su mayoría ubicados en subsuelos. Esto se debe a que sufrieron varias inundaciones de su río Moldava, por lo que tuvieron que empezar a construir para arriba. Por lo tanto lo que antes era la recepción y estacionamientos ahora eran subsuelos ideales para la producción y almacenamiento del producto, sobre todo en verano, por sus bajas temperaturas. 

 

 

 

 

Visitamos varios bares y terminamos en uno llamado: Pivrnec. Un bar tipico de la ciudad, en donde se exhiben muchos comicss de un artista tradicional checo y dodne podes dejar tu huella en la pared del local. 

Luego de muchas cervezas, nos dio hambre, y decidimos pedirnos algo para comer. 

Alli, probamos algo que cuando les diga el nombre seguramente no les va a tentar, pero era muy rico. Probamos Pedos, o por lo menos así lo llamaban ahí! Una especie de lomo a la crema con papas fritas. Una delicia! 

 

 

 

El segundo día en Praga, nos dedicamos 100% a conocer la ciudad. 

Arrancamos el día en la plaza de la ciudad vieja, donde tomamos el típico Free Tour de Sandemans. Allí nuestra guia fue una checa, que vivió un tiempo en España y hablaba muy correcto el español. Visitamos varias cosas típicas de Praga, pero mi gran desilusión fue cuando llegamos al famoso reloj astronómico de Praga, para darnos cuenta que estaba en reparación, y si bien en su mismo sitio se exhibía un video idéntico a lo que debería estar marcando el reloj, la magia no es la misma! Malísimo 😞. 

[Este reloj es muy famoso por su complejidad (el inventor una vez literalmente dejó sin funcionamiento el mismo en señal de protesta por alguna modificación que querían hacerle, y como nadie sabía arreglarlo, tuvieron que ceder a favor de él para que vuelva a ponerlo a funcionar), y tiene tres grandes partes: el cuadrante astronómico que indica tanto las horas y minutos como las posiciones del sol y la luna, una muestra de figuras que son los 12 apóstoles, y un calendario circular con los 12 meses del año. Imperdible.]

Luego visitamos la iglesia de San Jacobo, el Teatro Estatal, donde Mozart presentó las bodas de Fígaro, y la plaza donde se levantó La Revolución de Terciopelo en los 90s. 

Se trata de una ciudad pequeña, con una historia enorme! 

 

Luego, del tour almorzamos, y continuamos con la visita al Castillo de Praga. Para eso, primero tuvimos que cruzar el Puente de Carlos, el famoso puente de Praga, el más antiguo de la ciudad, que cruza el río Moldava, y te deposita en un barrio hermoso llamado: Malá Strana. En la antigüedad este puente era una clave del comercio entre Europa Occidente y Europa del Oriente, y por lo tanto, un lugar estratégico importantísimo, ya quien lo dominaba, controlaba el comercio y por ende, tenía el poder económico de la zona.

 

 

Una vez en Malá Strana, fuimos camino arriba (en Bus) hacía el castillo. Cuando llegamos al castillo, nos dimos cuenta, que éste no era precisamente una sola estructura, si no un conjunto de edificios, que fueron cambiando sus fachadas dependiendo de la moda del mundo. 

 

 

Lo más impactante del castillo de praga, es su Catedral, San Vito. Una catedral estilo Gótico, que típico de su estilo, impacta por su altura. Las vistas de la ciudad de Praga desde lo alto del castillo, también es otra de las cosas que vale la pena disfrutar.

 

 

Luego de visitar el castillo volvimos bajando la colina hasta el Muro de John Lennon, un muro de la época posterior a la segunda Guerra Mundial cuando el dominio en el terrotorio era comunista. En este muro los checos se juntaban a escuchar canciones de los Beatles, e hicieron un homenaje cuando gran murió Lennon. Es un ícono que representa la libre expresión, al cual podés ir a dejar tu cuota de arte o llevar algún obsequio a John o a la banda. 

 

Luego, cenamos en un restaurante típico Checo, cerca de nuestro alojamiento. Lo bueno de estar alejado, es que comes mas barato que en las zonas turísticas. Alli comimos queso frito, que son bien típicos de Praga también! 

 

 

Cansados de tanto recorrido volvimos a casa y armamos las valijas para nuestro próximo destino: Viena. 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon